sábado, 31 de marzo de 2012

SÉ UN HÉROE, dona tu sangre...

 


Nadie es tan pobre que no tenga nada para dar, ni tan rico que no necesite nada que recibir.  El dar y el recibir son dos verbos que se conjugan con el corazón. Es el corazón el órgano que se ocupa de bombear la sangre, elemento imprescindible para la existencia.  Es entonces que de nuestro corazón y de todos aquellos que tengan un corazón sensible y solidario, se protegerá y se mantendrá la vida.  La sangre no se compra ni se vende. Donar sangre es un gesto de buena voluntad, de amor, de fraternidad sin límites. Nuestra sangre auxiliará,  sin importar quien la precise, estará a disposición de todos y hasta de nosotros mismos o de nuestros familiares y amigos si eventualmente la necesitaren. Por ello es necesario concientizar sobre la importancia de este compromiso moral que complacerá a Dios y compensará con creces nuestro espíritu. Donar sangre es preservar la supervivencia. Seamos donantes de sangre con una firme vocación de servicio y protección de la vida… J.Y.

 

Donante de sangre.  Pictograma

Hospital de Clínicas - Universidad de Buenos Aires

www.hospitaldeclinicas.uba.ar/

                          Cuando una persona pierde sangre en gran cantidad por un accidente o una operación, o tiene problemas de salud, puede que sea necesario que reciba una transfusión de sangre. Sin embargo, dado que la sangre humana es una sustancia que actualmente no se puede sintetizar, es necesario extraerla de otra persona, es decir, un donante de sangre.

Pocos países en el mundo tienen organizado un sistema público de donación de sangre, entre los cuales estánArgentinaEspañaUruguay y Costa Rica. En estos países está prohibida la compraventa de sangre, que se considera un recurso público únicamente destinable a instituciones sanitarias para el tratamiento de pacientes y cuya donación es totalmente voluntaria.

En los países en que no existe tal sistema, la donación es realizada por familiares, o se paga para encontrar un donante. Cabe destacar que se considera que una de las ventajas del donante voluntario es que en general representará un riesgo menor de estar contaminado.

El 14 de junio de cada año se ha convenido celebrar el Día Mundial del Donante de Sangre, como una manera de agradecer su donación desinteresada de sangre.

 

 

Cómo donar sangre

 

Todas la ciudades del mundo disponen de un banco de sangre.  Funcionan en hospitales, centros de salud y están a disposición de quien la necesite.

 

Para donar sangre concurra a cualquiera de ellos y también si vive en Buenos Aires o en sus cercanías,  a Hemoterapia (3º piso) de lunes a viernes 7.30 a 12.30 horas y los sábados de 8 a 12 horas, del Hospital de Clínicas, José de San Martín, Av. Córdoba 2351, Buenos Aires, Argentina.

 

 

 

Requisitos:

 

Edad: entre 18 y 65 años. Llevar DNI.

 

Peso: mayor a 50 kg.

 

 

 

Recomendaciones generales:

 

 

 

-No es necesario ayuno absoluto. Puede café, mate, te, jugo de frutas, bebidas sin alcohol, gaseosas azucaradas o edulcoradas antes de la extracción.

 

-También, puede ingerir algunos alimentos como pan, tostadas, mermeladas y fruta.

 

-Evite ingerir alimentos con grasas como crema, leche, aceite, fiambres, etc. en las cinco horas previas a la extracción.

 

-Si se hizo tatuajes, perforación de orejas (u otra zona corporal) y acupuntura, debe esperar un año para poder donar sangre.

 continúa la nota>>>HACE CLIC EN COMENTARIOS.

1 comentario:

  1. Es importante que deje testimonio de las razones para publicar esta nota. Cuando ocurren imprevistos de salud o de otra naturaleza, es que reconocemos que no fuimos suficientemente conscientes de nuestras obligaciones morales, como otros que sí lo fueron. En este caso se trató de una razón tan elemental como la necesidad de sangre para preservar la vida. El sábado 24 de marzo pasado, Marta, mi hermana hubo de ser operada y surgió una complicación y se le produjo una hemorragia. Le fue imprescindible una transfusión de sangre. Gracias a ello se pudo recuperar satisfactoriamente. Agradezco a esos donantes anónimos que desinteresadamente y sin importar a quien, hicieron posible que Marta superara el trance. Mi agradecimiento también a Susy, Alicia y otros (los que me perdonen por no recordar sus nombres) que demostraron su amistad y cariño.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.