sábado, 12 de junio de 2010

GATICA


Juan Yáñez



José María Gatica (1925-1963) fue sin duda el boxeador de más arraigo popular entre todos los púgiles argentinos de la vieja guardia. Lo conocían con el mote del mono Gatica. Era un peleador, indisciplinado, capaz de jugarle sucio al adversario, pero era valiente y aguerrido. Y esa era quizás su única virtud.




El destino que lo llenara de

gloria en las primeras luces de

su carrera lo atrapa inclemente

en el ocaso. Su historia, como la

de tantos otros deportistas con

similar sino, es triste y trágica a

la vez.







Una gélida noche, de invierno, precisamente la del 8 de julio de 1950, peleaban en el Luna Park, Eduardo Lausse con Kid Cachetada. Mi tío José Juiz, --que era un apasionado del  boxeo y también amigo personal de Lausse, al que llamaron con toda justicia, el “Campeón Mundial de los medianos sin corona”--  se acercó por el negocio de mi padre con la intención de invitarlo a presenciar esta pelea.


 Yo acababa de cumplir los diez

años, a la sazón y afortunadamente

estaba allí presente y al oír la

invitación, mi entusiasmo no tuvo

límites; sabía que mi padre era capaz de

llevarme, pero quedaba la duda de que

algún inconveniente lo impidiera. No

paré de rogar un instante hasta

que fui cariñosamente consentido.


En aquellos años y seguramente como lo será hoy día, presenciar un combate de boxeadores profesionales de primera magnitud por un niño y desde el ring side del Luna Park era un acontecimiento inconcebible y milagroso.


Mi tío tenía una “baturé” Oldsmobile 1939, un auto deportivo clásico, con llantas de rayos,  color marfil, impecable y lujoso. Con él llegamos al estadio y lo estacionamos en un “garaje” de las inmediaciones que era atendido por un hombre que por su tonada era indudablemente de las tierras altas de Galicia.

Cuando bajábamos del auto vemos sorprendentemente a Gatica…, allí, frente a nosotros. Está vestido con un traje cortado al más ostentoso y atrevido estilo gigoló de la época, con el saco cruzado, de grandes hombreras y anchas solapas y el pantalón con su talle exageradamente alto. Adopta una pose jactanciosa y con las manos en los bolsillos, nos observa y en tono burlón propio de los que están pasados de copas, nos dice:


−¿Ustedes vienen a ver esta pelea? − y prosigue, pedestre y altanero − Para ver boxear me tienen que venir a ver a mi−…. y sacando una mano del bolsillo se señala el pecho.


En eso pasa por la entrada una barra de muchachotes alborotadores que asistirían al estadio con toda seguridad y al reconocer a Gatica prorrumpen en exclamaciones. El hombre alertado ante el alboroto, y el temor de que la turba entrara al garage, levanta el cepillo con el que está barriendo, y amenazando al “mono”, le grita:−Va, va, va, pa´ fuera..!!!

Y Gatica, sonriendo con ironía, aceptando la situación, a paso bailarín, burlón y desganado se encamina hacia la salida, para aunarse con sus admiradores. Al salir nosotros, el hombre sonriente, deja de barrer un instante, con su particular tonada y justificando su brusquedad nos dice alzando la voz para que lo oigamos en medio del bullicio: −Ustedes disculpen, pero aquí viene cada loco… 


Una foto para el recuerdo, en ocasión del compromiso matrimonial de mi primo Josecito Juiz. De izquiierda a derecha: mis primos,  Paco Corzo y Josecito;  la novia, María Edith; Eduardo Lausse; mi padre y Tino Porzio.  (Año 1954)

Material gráfico: despatriados.com   blogsclarin.com  pagina12.com.ar  aringa.net  vagos.es   fotolog.com  todoargentima.net   articulomercadolibre.com.ar    todotango.com    facebook.com.ar   y del autor.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.