viernes, 30 de julio de 2010

OPINIÓN

-K-Maradona 
Por Denis Pitté Fletcher
www.notiar.com.ar

                              Brutal. Así fue la paliza por goleada que Alemania le dio a la Argentina. La primera selección en serio contra la que jugaba nuestra selección nacional.

Y no por contar con mejores jugadores, pues en términos individuales teníamos mayor peso específico, jugadores más calificados. Messi, Higuaín, Tevez, Di María, Verón, Palermo, son una muestra del nivel de nuestros jugadores.
No fallaron ellos. Falló Maradona. Faltó el sistema. Se jugó todo a la libertad de cada jugador, sin estrategia ninguna. Sin concepción unificadora. A pura creatividad e impulso individual.
Y falló porque Maradona no puede dirigirse a él mismo. Dirigir una selección nacional requiere más que pies. Requiere cabeza y templanza. Y es allí precisamente donde Maradona hace agua. Maradona es el ícono de la decadencia nacional y nada menos que a él se puso al frente de la selección nacional.
Cuando arañando ganamos en Uruguay y pudimos clasificarnos tras mucho sufrimiento, Maradona mostró su real ser. A los periodistas que osaron hasta ese momento someterlo a crítica, les ordenó que continuaran con la práctica de la fellatio eterna. Y a alguno en particular le avisó que la “tenía adentro”.
El Maradona de siempre: mal educado, exitista, atropellador, sobrador, soberbio, despectivo. Que se olvidó de que no se representaba a sí mismo sino a nuestra Nación. Casi un presidente. Mucho más que un canciller.
Tuvimos suerte en el Mundial. La primera ronda la batimos contra Nigeria, Corea del Sur, y Grecia. Aprendices de fútbol, sin la historia ni las individualidades argentinas. Un paseo para precalentar y nada más. Y ello bastó para que Maradona volviera a mostrarse tal cual es: los periodistas tenían que comenzar a pedirle disculpas. El fin de la humildad transitoria. Ya no había razones para bajar el copete.
Ya con México se vieron las falencias. El D.T. no estaba a la altura.
Y Alemania puso las cosas en su lugar: 4 a 0. Resultado que no admite maquillajes ni explicaciones ni excusas. “4 a 0” y punto.
Claro está que Maradona se olvidó de dar la contraorden, y todo pareciera indicar que los periodistas críticos deben continuar con la felación. No se sabe hasta cuándo. El “dios” no levantó el mandato. No pidió disculpas. No ofreció intercambiar los roles. A él no le cabe colocarse las rodilleras.
El gobierno apostó –con nuestro dinero, obviamente- a la victoria del seleccionado nacional. Pensaba recaudar votos con cada gol y cada partido ganado. Un gol, cien mil votos. Vice campeón, un millón. Campeón, presidencia asegurada.
Pasarían una y mil veces las imágenes de Cristina junto a Maradona y Grondona. De acá a la eternidad. Fútbol para todos. TV digital para todos. El gobierno como el determinante de la victoria. Los balcones de la Rosada rebosantes de Cristinas y Maradonas y el pueblo, debajo, aclamando a sus héroes. Como en Malvinas. La Argentina del triunfo, que da lecciones al mundo sobre el “modelo”, del cual la victoria en el Mundial era –claro estaría- una consecuencia inevitable.
Hasta se obligó a la selección nacional a fotografiarse con un cartel promoviendo el premio Nobel de la Paz para Estela de Carlotto, y se montó otra foto de esta presunta abuela abrazada alegremente con Maradona, que serían luego superpuestas con transparencias sobre la otra foto futura, la de la selección campeona del Mundial.
Se terminó el hechizo y el montaje. Volvimos a la realidad lamentable que nos toca vivir a los argentinos. Pobreza, inseguridad, corrupción a granel, mentira oficial, impunidad, demagogia, Venezuela, Cuba.
Tal vez haber perdido con rotundidad en el Mundial 2010 sirva para advertir que el fútbol no es lo importante. Que lo trascendente en un país es mostrar que su gente vive bien y que su sistema y sus gobiernos son serios. Ese es el Mundial que tenemos que jugar. Y para ello deberemos elegir a un buen director técnico, no de fútbol, sino de la Nación.
 


(*)Abogado
Lavalle 1447 -1º "4"-
tel/fax 00-54-11-4372-0234
celular 011-15-4473-4742
(AAI1048) Buenos Aires - Argentina

pittefletcher@fibertel.com.ar
dpfletcher@fibertel.com.ar
liberalismo@fibertel.com.ar

Gentileza en exclusiva para NOTIAR

3 comentarios:

  1. Caray Juan...el autor de este artículo no pudo ser más claro...¡Clarísimo!

    y como venezolano, mi nación se retrata en ese drama de Maradona, el de creerse dios pero no poder tener disciplina para dirigirse a sí mismo

    ResponderEliminar
  2. Hola amigos:

    Por coordenadas casuales llegué a este blog. No soy argentino, pero el fútbol sudamericano me hace vibrar desde siempre a su favor y clamando por su éxito. Sin entrar en la parte política que parece impecablemente expuesta, pero que no me corresponde analizar en página ajena, como periodista deportivo me siento interpretado fielmente en el análisis de la actuación de Maradona a cargo de la albiceleste. En términos muy similares me he referido a eso en mi blog.También creo que una selección estelar nunca debió haber sido comandada por un ex notable futbolista, pero quién jamás ha tenido la templanza mínima para haber sido designado DT de ella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Esteban por tus palabras. Hace un momento dejé un comentario en tu blog, (en la entrada de los viejitos por agosto). Cuando se mezcla la política con el deporte todo sale mal. En Argentina gobierna la Oclocracia y por eso les va tan mal en todo. Estamos en contacto, un abrazo, Juan Yáñez.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.